Gastronomía

Tanto el salmorejo cordobés, más denso, como el popular gazpacho de Jaén, más fluido, tiene nombre propio en Marmolejo donde se les conoce como cascaflote, vianda que tiene la particularidad de llevar trozos de los mismos ingredientes que previamente se le han batido y triturado.

Buena fama tienen también sus pimientos carnosos y rojos que después de asados, quitada la piel, troceados, son bañados en mucho aceite de oliva, un chorreón de vinagre, y sal, para dar lugar a la popular ensaladilla de pimiento coloraos asados.

También de procedencia hortelana son los conocidos pajarillos de huerta, tapa que han utilizado los viejos taberneros para que los parroquianos beban más, y que nos son otra cosa que un pimiento verde frito sazonado con mucha sal.

De la cocina tradicional perdura el potaje de berenjenas, ya sea con garbanzos, o con las muy extendidas habas secas, guiso este de bastante predicamento en las antiguas monterías de Sierra Morena. Encontrará su réplica en el cuaresmal potaje de panecillos que ocupa el plato principal de muchos viernes de vigilia.

Panecillos con leche y canela habrán de tomarse también como postre de Viernes Santo, hechos con pan rallado amasado en huevos y cocidos en leche con azúcar y canela.

Pero la cocina de  Marmolejo no es ajena a los productos cinegéticos que abastece Sierra Morena, siendo la carne de monte, uno de los platos más significativos de esta villa. Platos llenos de sabores serreños, son las perdices escabechadas y los conejos con arroz o guisados con patatas.

Y aunque el agua en sí no constituye un manjar culinario por su sola cuenta, sí es digna de ser citada el agua mineral de Marmolejo por sus saludables efectos.

Sin olvidarnos de la cultura de la tapa, tan presente en Andalucía, que en los bares marmolejeños tiene uno de sus referentes en la provincia de Jaén.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

La Memoria y la Actualidad de Marmolejo a tu alcance.