Puente de San Bartolome

El Puente de San Bartolomé de Marmolejo, posiblemente llamado así por inaugurarse el día de la onomástica de este Santo, el 24 de Agosto de 1587.

Las obras del puente de San Bartolomé se iniciaron en 1550, a expensas de los propios vecinos y bajo las órdenes del maestro de cantería Benito del Castillo, hermano del famoso Francisco del Castillo “el Mozo”, pertenecientes a una familia de arquitectos oriundos de Jaén.

El objetivo era enlazar el núcleo urbano y las zonas de vega con la sierra, finalizándose su construcción en 1587.

La primera reseña de esta construcción aparece en el testamento del maestro de cantería  Benito del Castillo, que en 1600 declaraba:

“Yo he fecho por salario la puente que está en al yilla de Marmolexo sobre el río Guadalquivir, y está por averiguar la quenta”

Es digno de destacar la cuidada ejecución y la elegancia de líneas.

El trazado sigue de cerca el diseño del Puente de Ariza (Úbeda) sobre el río Guadalimar, también del siglo XVI, pues como éste presenta un ligero alomamiento.Presenta una serie de marcas de canteros talladas en los sillares de piedra y tres cartelas epigrafiadas en los sillares del arco principal.

La imagen superior muestra la cartela localizada en un sillar del centro de la boveda principal, muestra una cruz griega con la fecha 1578El puente tiene una orientación noroeste-sureste. Está formado por siete ojos, dos de ellos de mayor anchura que los otros, y su fábrica está compuesta de aparejo regular de sillares de piedra rojiza, que en nuestra zona se llama de azucareña.

La imagen superior es un dibujo del puente en el año 1869.

Consta de 129 metros de longitud (sin contabilizar las manguardias o murallones abiertos en V que refuerzan los estribos de los extremos) 7.25 metros de anchura del tablero y 6.20 metros de anchura de calzada, 24 metros de amplitud de luz en el arco mayor; 19 metros de altura desde el tope del petril desde el mismo arco hasta la lamina de agua (más de 25 metros hasta el fondo del cauce.

La primera fase constructiva, de estilo renacentista, se corresponde con el actual tramo septentrional, más elevado debido al desnivel existente entre ambas orillas. Está formado por tres arcos de medio punto.

Sus bóvedas de cañón apean sobre pilas que poseen tajamares, triangulares de remate piramidal aguas arriba, es decir, de donde procede la corriente, redondeados con remate cónico aguas abajo.

Los tajamares son elementos constructivos que hacen que los puentes ofrezcan mayor resistencia a la fuerza de la corriente, de ahí que presenten esa forma angular en el lado expuesto a ella para cortar el agua y repartirla de igual forma por ambos lados de la pila.

Dado el mencionado desnivel entre las orillas, el arco situado más al norte presenta un ligero peralte.

Idéntica estructura se repite en la segunda fase constructiva del puente, que se corresponde con la parte meridional, y que fue ejecutada en la segunda mitad del siglo XIX, tras el derrumbe parcial del puente por una crecida del río.

De hecho, en el Diccionario Geográfico-Estadístico-Histórico de España y sus posesiones de Ultramar (Pascual Madoz, 1845-1850), se dice acerca de este puente de Marmolejo que “está cortado desde hace muchos años y se pasa por unos tablones“.Las obras de recuperación del puente debieron correr paralelas a las de las instalaciones creadas por Don Eduardo León y Llerena una vez que adquiere en subasta el humilde complejo que gestionaba hasta entonces el propio Ayuntamiento de Marmolejo y del que ya no podía hacerse cargo.

El nuevo y ampliado Balneario es inaugurado en 1893, por lo que deducimos que el puente de San Bartolomé estaba ya completo para esa fecha, como también lo demuestran las tarjetas postales que se comercializarán poco después.

El tramo decimonónico del puente está compuesto por cuatro arcos de medio punto y tajamares angulares a un lado y cilíndricos al otro, siguiendo el esquema original. Se compone de sillería regular en los frentes de los arcos y ladrillo enfoscado en las bóvedas de cañón.En los años 2006 y 2007 sufrio una desafortunada restauración en lo estético, pero que afianzo su estructura, muy dañada por el paso de vehículos pesados.

El Puente sigue en uso en la actualidad y soporta el tráfico rodado que trancurre por la carretera entre Marmolejo y Cardeña.

El 6 de Octubre de 2011, la Junta de Andalucía inscribió este monumento, junto con el Balneario y sus jardines, en el Catálogo General del Patrimonio Histórico Andaluz, como Bien de Interés Cultural, y con la tipología de “Sitio Histórico”.
Gracias a Paco Bautista, podemos ver una impresionantes imagenes de nuestro puente gracias a un vídeo que realizo con un drone. Lo pódeis ver sobre estas líneas.

La Memoria y la Actualidad de Marmolejo a tu alcance.