El ferrocarril de Puertollano a Marmolejo

La concesión del  Ferrocarril de Puertollano a Córdoba data del 2 de abril de 1880.

El objetivo principal del tramo Puertollano a Córdoba, se encaminó a abrir una segunda entrada en Andalucía soslayando Despeñaperros, facilitando paralelamente la entrada del carbón de la cuenca de Puertollano hacia el Sur. La concesión del Puetollano a Córdoba, no se llegó a concluir, pese a que hubiera permitido la salida de carbones de Puertollano hacia las ciudades del sur de España. El primer proyecto de esta línea  redactado por el ingeniero José Carbonell en 1913  atravesaba el Valle de Alcudia.


La incorporación del proyecto de Ferrocarril de Puertollano a Córdoba, es retomado por la Administración al publicarse en la Gaceta de Madrid de 21 de diciembre de 1917, fijando fecha para el 22 de marzo de 1918, para la celebrar la subasta de este ferrocarril. Esta línea comunicaría el Norte a través de Madrid con las líneas de Andalucía y del Mediodía.

El proyecto de Carbonell, no se llevó a cabo.

En tiempos del Directorio de Primo de Rivera, en el Plan Guadalhorce (que fue aprobado por Decreto Ley de 5 de marzo de 1926)  esta linea ferrea es incluida en los planes de urgente realización, la polémica saltará cuando se informe que se ha decidido variar el trazado, realizando uno nuevo que en lugar de salir de Córdoba o Alcolea, se bifurcará en Marmolejo (con estación en el Llano del Ejido, actual Paseo de la Libertad), siguiendo por el valle del Jándula, lo que provocará un alargamiento de 25 kilómetros, aunque tendrá la ventaja de hacer el trazado más fácil y sin atravesar grandes pendientes, al contrario que el primitivo, lo que supondrá un ahorro superior a los treinta millones de pesetas.

Tras la aprobación definitiva del trazado en junio de 1928, pocos meses después se saca a subasta la construcción de la línea, con una longitud de 115 kilómetros y un plazo para su terminación y entrega de tres años, bajo el tipo de 75 millones de pesetas, resultando ganador de la subasta y adjudicatario de la obra Bernardo Adarve, pero pocos meses después se le rescinde el contrato, lo que dará lugar a una nueva subasta. A ésta se presentaron cuatro proposiciones, siendo adjudicada a la más económica, la de Angel Palacios, por un valor de 50.731.505 pesetas.

Un año después, en 1929, se aprueba el proyecto definitivo de construcción y se inician las obras por cuenta del Estado, en dos tramos diferenciados, que coinciden con las dos cabeceras de la línea: Puertollano de unos 30 kilómetros y Marmolejo de otros 20 kilómetros aproximadamente, en Marmolejo aparte de construir los apeos del puente sobre el Guadalquivir, se inició explanación y se construyeron varios túneles.

Se calcula que en esta primera fase del proyecto se dio trabajo a más de 2.000 obreros.

Con la llegada de la guerra civil española 1936-1939, se paralizaron las obras, siguiendo después de la contienda a bajo ritmo. La opinión de la Administración al respecto, bien puede quedar reflejada en un estudio del ingeniero de caminos Francisco Duran, del año 1949, sobre ferrocarriles en ejecución de muy dudosa rentabilidad,  donde manifiesta que de los 119 kms proyectados  entre Puertollano y Marmolejo, eran en su opinión, una mala inversión.

Después del informe del Banco Mundial del año 1965, se abandonan las obras definitivamente.

Años después, el Ministerio de Obras Públicas inicia el expediente de reversión de los terrenos.

 

Actualmente se está trabajando para recuperar los 20 kilómetros de la línea construidos en Marmolejo en una Vía Verde para una nueva Ruta Cicloturista.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

La Memoria y la Actualidad de Marmolejo a tu alcance.