Etiqueta del Agua del Balneario

Cuando Leon y Llerena adquiere el Balneario de Marmolejo en 1882 lo hace con una mentalidad emprendedora que le lleva  a transformar totalmente la explotacion de las aguas, hasta entonces en manos municipales.A requerimiento suyo se expropiaron fincas colindantes al Balneario para crear un perímetro de protección de los manantiales de 600.000 metros cuadrados , se llevaron a cabo tres nuevos sondeos que darían lugar a las actuales Fuente AgriaSan Luis y Buena Esperanza comienza la explotación de los manantiales en forma de baños y duchas, se construyó una galería de acceso a los manantiales y varios edificios más, así como un gran jardín con una extensión de más de 9 hectáreas por el jardinero del Jardín Botánico de Córdoba Manuel Méndez.

Propia de esa mentalidad empresarial y emprendedora se propuso convertir al Balneario y a las Aguas de Mamolejo en una MARCA reconocible.En 1885 presento ante la Direccion de Industria la descripción de las etiquetas para las botellas que habían diseñado, el objetivo, dotar a los botellas de Agua del Balneario de Marmolejo de su propia identidad.

Esta primigenia etiqueta evolucionaría para convertirse en un serigrafiado sobre el vídrio de las propias botellas.

A partir de la decada de los 60 se incluyó una nueva etiqueta, que en ocasiones, iba sobre este serigrafiado si la botella era antigua.

En la decada de los 90 se cambio de nuevo la etiqueta, siendo esta la última que llevarian las botellas de Agua de Marmolejo.

 

 

 

 

 

La Memoria y la Actualidad de Marmolejo a tu alcance.