El Agua de Marmolejo en la Real Botica de la Familia Real Española

La Real Botica del Palacio Real de Madrid va a iniciar su contacto con las Aguas del Balneario de Marmolejo a raíz de la comunicación que el Dr. Pascual Candela enviará el día 1 de abril de 1894 a Don Jose de Pontes y Rosales (Primer Farmacéutico de Cámara y Jefe de la Real Botica), participándole que Su Alteza Real, la Infanta Isabel debía tomar, desde ese mismo día, en las comidas una botella de cuarto de litro de agua de Marmolejo; le rogaba tratase de que las aguas fuesen lo mas frescas posible, para lo cual, le indicaba se entrevistase con el propietario Sr. Leon y Llerena, informándole ademas que el deposito de esa agua en Madrid se encontraba en la calle de Serano número 35.

Al día siguiente, contesta Pontes al facultativo médico su imposibilidad de hablan con el Sr. Leon y Llerena por no encontrarse en Madrid; le manifestaba también, que las aguas que se expedían en el deposito madrileño, pertenecían a remesas que tardaban 20 o 30 días en consumirse, por lo cual no le interesaba para el Real Servicio. Por todo ello había encargado a Don Santiago Mesia, por cable telegráfico, que todos los martes tomase el agua directamente del manantial y enviase a gran velocidad con destino a la Real Botica, veinte botellas de cuarto de litro.

Talle_de_embotellado_de_aguas_de_marmolejo
Anitgua postal que muestra el Taller de exportación del Agua de Marmolejo

Con gran asombro de Pontes se empieza a recibir en la Real Oficina. 20 botellas diarias por lo que el día tres envía a D. Jose Luis Burló (Administrador de la Aguas de Marmolejo), un telegrama ordenando la suspensión de envíos; en carta aparte se dirige mas extensamente el farmacéutico Mayor al Administrador de Marmolejo, haciéndole caer en la cuenta del error que había cometido y que como consecuencia de ello; y, en contra de propósito tenia en la Real Oficina existencias para tres o cuatro semanas, cuando en realidad lo que perseguía era tener agua recién recogida el manantial con la seguridad de no haber estado almacenada un tiempo superior a una semana.

Tal y como se había previsto el agua almacenada cubrió las necesidades de un mes, por lo que el primero de mayo, D. Jose Pontes solicitaba a Marmolejo el envió de 25 botellas de cuarto de litro; no siendo preciso repetir la solicitud por cesar el tratamiento de la Infanta.

De nuevo para la Infanta Isabel y por indicación del Dr. Pascual Candela, en 1895 se solicitara agua de Marmolejo los meses de marzo y abril, para reanudarse el 13 de junio con una sola petición de 25 botellas.

En abril de 1896, se establece nuevamente contacto entre el Primer Farmacéutico de su Majestad y el Administrador de Marmolejo, para solicitar una caja de 25 botellas de cuarto de litro pero de tapón automático, pues según Pontes, el Sr. Leon y Llerena le había asegurado que ya se expedían en ese formato. Tal y como se pedían son recibidas en la Real Botica las 25 botellas de cierre mecánico. La ultima solicitud de este año lleva fecha de 11 de mayo.

14-Visita-de-la-Infanta-Isabel-de-Borbon-el-22-de-octubre-de-1915
Su Alteza Real la Infanta Isabel visitaría Marmolejo en octubre de 1915

Todos los años, puntualmente, el Dr. Pascual Candela recuerda a Pontes su deseo de que la Infanta Isabel tomase las aguas de Marmolejo, y por ello todos los años durante los meses de marzo, abril y mayo, queda archivado en la Real Botica la documentación correspondiente a las solicitudes y abonos de las correspondientes remesas de 25 botellas de cierre automático que sucesivamente se iban recibiendo.

Para el tratamiento de la Infanta correspondiente a 1899, D. Jose de Pontes solicita al Sr. Burlo, 25 botellas de medio litro, y este las envía con tapón de corcho; no pareciendo al Farmacéutico Mayor este sistema de cierre el idóneo para ese tipo de agua escribe a Burló rogando le canjease esas botellas por otras de cuarto de litro de cierre automático; a lo que el Administrador le indica que era imposible complacerle haciéndose cargo de esas botellas, pues tenían muy difícil salida, solamente eran solicitadas por escasos consumidores, circunstancia por la que ni siquiera figuraban en la tarifa de precios. Los sucesivos pedidos de este año fueron siempre botellas de cuarto de litro con cierre mecánico.

Suministros de Aguas de Marmolejo se sucedieron a lo largo de los primeros años del Siglo XX, siempre para la Infanta Isabel; quedando archivado en la Real Botica la nota de solicitud, el aviso de envió y los justificantes de los pagos realizados, no produciéndose en estos años ninguna novedad destacable.

El contenido de esta página es autoría de María Ester Alegre Pérez.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

La Memoria y la Actualidad de Marmolejo a tu alcance.